http://www.luisa-jimenez.es/wp-content/uploads/2017/12/LuisaJimenez-logo1-300x741.png

Mis Artículos ☆☆☆☆☆ Luisa Jiménez

Resultado de imagen de autoindagacion ramana maharshi

  • Personalmente creo que la vía de la autoindagación de Ramana Maharshi y Nisargadatta Maharajes es muy fácil si lo comprendes y muy difícil si no la llegas a comprender. Se ha hablado mucho sobre la Auto- Indagación en “Quién soy yo”, pero desgraciadamente no hay muchas personas que expliquen  cómo llevarla a la práctica.
  •  En principio se puede pensar que la pregunta ¿Quién soy yo? es una paradoja. Porque si no hay respuesta a esta pregunta porque toda respuesta es un concepto, entonces, ¿para que preguntar? Hay que entender que la frase ¿Quién soy yo? no es en absoluto una pregunta. ¿Quién soy yo? es una especie de “método”.
  • La primera vez que empiezas a practicar, cuando llega un pensamiento, y te preguntas ¿quién soy yo?, respondes: yo no soy la mente ni el cuerpo. Una vez entendido que tú no eres el cuerpo ni tus pensamientos sino el Ser que lo presencia todo, ya no hay ninguna respuesta para ¿Quién soy yo” pues la respuesta sería SILENCIO. Una vez entendido esto, cada vez que seas consciente de un pensamiento recuerdas la pregunta gatillo ¿Quién soy yo?. Esta pregunta es como un CÁLLATE para la mente, dices cállate, no hay una respuesta para esa pregunta solo SILENCIO mental.
  •  Entonces la pregunta ¿Quién soy yo? No es una pregunta si no una “práctica” como cualquier otra. Yo me mantengo Alerta y Observando mi mente y cuando surge un pensamiento pregunto inmediatamente ¿Quién soy yo?, esto quiere decir un CALLATE a la mente pensante, de este modo, si preguntas la mente se callará porque sabe que tú verdadera naturaleza es el Ser (silencio).
  •  La pregunta en sí es un concepto y éstos provienen del cuerpo-ego. Todos los pensamientos proviene de la falsa naturaleza (cuerpo-ego). Así que la pregunta ¿Quién soy yo? te recordará tu verdadera naturaleza (el Ser que verdaderamente eres) y después te CALLAS tú no respondes porque no hay ninguna respuesta sino el SILENCIO del SER.